La semilla

Una vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar. Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina:

Oíd: He aquí el sembrador salió a sembrar;

y al sembrar, aconteció que una parte cayó en las pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó
pronto, porque no tenía profundidad de tierra. Pero salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Otra parte cayó entre espinos y los espinos crecieron y lo ahogaron y no dio fruto. Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció y produjo en treinta, a sesenta y a ciento por uno.

Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.


San Marcos 4.1-9.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada